LaNota.com
 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

  

 

RANKING DIGITAL DE MERCADOS DE COLOMBIA

 

110 SECTORES CON SUS EMPRESAS LÍDERES

 

(HACER CLICK AQUÍ)

  

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

PROYECCIONES ECONÓMICAS 2021-2025 DE COLOMBIA

 

VERSIÓN 15 DE FEBRERO 2021

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

MAPA EMPRESARIAL DE COLOMBIA

 

INFORMACIÓN FINANCIERA Y MOVIDAS EMPRESARIALES DE 105 SECTORES Y 7.636 EMPRESAS

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

PANAMERICANSPORT 

LO TOP EN INFRAESTRUCTURA DEPORTIVA, RECREATIVA Y COMERCIAL

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

 

Se hacen los “políticamente correctos” cada vez que hay un ataque terrorista como el de Berlín el 19 de diciembre de 2016 en una plazoleta donde un camión arrolló a un mercado de navidad.
 
Qué patéticos que son. Huevo es y terrorismo lo pone, pero la mayor parte de los medios no islámicos de comunicación solo lo reconoce ya cuando todo el planeta sabe que fue terrorismo islámico. Si señores de estos medios, se trata de esas dos palabras que tienen prohibido musitar: terrorismo islámico.

Da la impresión que a los voceros de estos medios les importa menos las numerosas víctimas del terrorismo islámico que ofender a los terroristas y a sus promotores, unos guías religiosos fanáticos y unos personajes con poder que toleran y financian ese radicalismo.

El gobierno alemán, al igual que tantos otros gobiernos no islámicos, toman una actitud similar a la de los medios de comunicación, caracterizada por una crónica incapacidad de defender los valores culturales de sus pueblos y de reconocer que la religión islámica es antagónica a esos valores. Juegan con candela: a buscar una integración social a gran escala sin que hayan unas condiciones mínimas para que ella se de.
 
Por ejemplo, de los 1.2 millones de inmigrantes del Medio Oriente que Alemania recibió en los últimos dos años, solo 30.000 (o sea 2,8%) han logrado conseguir empleo. Ni qué hablar de los problemas derivados del desconocimiento del idioma, pero sobretodo de las profundas y muchas veces irreconciliables diferencias culturales y religiosas.
 
Angela Merkel, Barack Obama y tantos otros gobernantes, desde sus escritorios de burócratas se comprometen con una grandiosa política migratoria, sin que les importe realmente el sufrimiento que generan. Sin embargo, pase lo que pase, suceda lo que suceda, así destruyan su mundo, continuarán siendo exaltados como “grandes estadistas” por la gran mayoría de los medios no islámicos de comunicación.